Consideraciones fiscales por el cierre de establecimientos de personas físicas

En lo que ha transcurrido del ejercicio fiscal 2020 diversos establecimientos se han visto afectados por los estragos económicos derivados de la mayor pandemia causada por el virus SARS-Cov2 (COVID-19) en la actualidad, toda vez que el estar y/o haber estado en confinamiento con los establecimientos cerrados, tuvo como consecuencia, el cierre definitivo de pequeñas y medianas empresas, por lo tanto, es importante que cuando se tome la decisión de cerrar sus establecimientos, consideren ciertas obligaciones y repercusiones fiscales de su actuar; información que se analizarán en la presente nota.

Cancelación del RFC.

En ocasiones, es común escuchar a diversos contribuyentes y/o personas que desean “darse de baja ante el SAT”, sin embargo, se debe considerar que mientras el contribuyente no fallezca, el RFC seguirá vigente, es decir, es común que en ocasiones las personas sin experticia en el tema confundan los términos correspondientes a una suspensión de actividades con la Cancelación del RFC (darse de baja ante el SAT), por lo tanto, respecto a este primer punto a considerar, para que se pueda cancelar el RFC de un contribuyente (dar de baja ante el SAT) el contribuyente debe de haber fallecido.

Por lo tanto, si el contribuyente no se encuentra finado, sólo se estará bajo la situación de una suspensión de actividades, en caso contrario, si el contribuyente ha fallecido, la persona que sea considerada como sucesora, deberá presentar el trámite de apertura de sucesión, en el cual se solicite a la autoridad el reconocimiento como dicha sucesor, para que esta última culmine con el cumplimiento de obligaciones fiscales del contribuyente, cabe mencionar que existen facilidades para no tener que realizar dicho trámite, sin embargo, en esta ocasión solo abordaremos el trámite de la cancelación del RFC y demás que visualicen en la presente consulta.

Suspensión de actividades.

El trámite de suspensión de actividades es un procedimiento que se realiza ante la autoridad fiscal (SAT), con el fin de informarle que el contribuyente dejará de obtener ingresos por alguna actividad económica.

La diferencia entre una suspensión de actividades y una cancelación del RFC ante el SAT es que cuando el contribuyente se encuentra suspendido ante el SAT, en determinada situación podría reanudar actividades, y volver a pagar sus impuestos, de acuerdo con la actividad económica que efectúe.

De acuerdo con lo anterior, si se habla de un cierre de establecimiento, se tiene que considerar cual es el estado en el que se encuentra la situación del contribuyente, toda vez que si se trata de una persona física que falleció lo que procederá es realizar el trámite de cancelación del RFC ante el SAT, no obstante, si en dado caso, la persona solo decidió cerrar su establecimiento por que la actividad económica no era rentable, falta de liquidez, etc., se habla ante una suspensión de actividades.

Aumento o disminución de obligaciones.

EL aumento o disminución de obligaciones es un trámite que se realiza ante el SAT con el fin de darle a conocer (mediante su sistema) que, como contribuyente se dejará de llevar a cabo una determinada actividad económica registrada, sin embargo, se continuará con otra actividad económica, entre otras palabras, es una actualización de la información que se tiene registrada ante el SAT con el fin de registrar de manera correcta la actividad económica que el contribuyente efectuará con el fin de obtener ingresos.

La diferencia que existe entre los dos últimos trámites, es que, cuando se presenta el trámite de aumento o disminución de obligaciones, es porque aún se estarán realizando actividades que son sujetas a alguna tasa impositiva respecto a los impuestos que se consideren por su actividad económica (de acuerdo con la legislación fiscal), sin en cambio, cuando se presenta el trámite de suspensión de actividades es porque el contribuyente no será sujeto a impuestos, aún y cuando perciba ingresos (por que se consideran exentos de acuerdo con la normatividad fiscal).

Sanciones y repercusiones.

Si el contribuyente incumple en alguna forma con las disposiciones normativas que actualmente se encuentran vigentes existe la posibilidad de que existan sanciones impuestas por la autoridad correspondiente, en este caso se trata de posibles sanciones y/o multas que puede imponer el SAT por el actuar de acción u omisión realizada por parte de los contribuyentes en alguno de los trámites previamente indicados, por tal motivo, (grosso modo), se indicarán algunas posibles sanciones y/o multas que la autoridad imponer al respecto de alguno de los trámites previamente analizados.

Los avisos visualizados previamente, se encuentran contemplados en las fichas de trámite (del anexo 1-A de la RMF-2020) 83/CFF Aviso de cancelación en el RFC por defunción, 73/CFF Aviso de suspensión de actividades, 71/CFF Aviso de actualización de actividades económicas y obligaciones las cuales indican los pasos a seguir para realizar las mismas, asimismo, como fundamento legal se encuentran contemplados en el artículo 29, fracciones V, VII y XIII del Reglamento del Código Fiscal de la Federación, el cual a si letra indica lo siguiente:

Artículo 29.- Para los efectos del artículo 27 del Código, las personas físicas o morales presentarán, en su caso, los avisos siguientes:

……………………………………………………………………………………………………

V. Suspensión de actividades;

……………………………………………………………………………………………………

VII. Actualización de actividades económicas y obligaciones;

……………………………………………………………………………………………………

XIII. Cancelación en el registro federal de contribuyentes por defunción;

……………………………………………………………………………………………………

Por lo tanto, derivado de una omisión de acción u omisión respecto a dichos trámites, de conformidad con los artículos 81, fracción I y 82, fracción I, inciso b del Código Fiscal de la Federación, la autoridad fiscal podría imponerle una multa respectiva, por lo anterior, los artículos citados en el presente párrafo indican lo siguiente:

Artículo 81. Son infracciones relacionadas con la obligación de pago de las contribuciones; de presentación de declaraciones, solicitudes, documentación, avisos, información o expedición de constancias, y del ingreso de información a través de la página de Internet del Servicio de Administración Tributaria:

    1. No presentar las declaraciones, las solicitudes, los avisos o las constancias que exijan las disposiciones fiscales, o no hacerlo a través de los medios electrónicos que señale la Secretaría de Hacienda y Crédito Público o presentarlos a requerimiento de las autoridades fiscales. No cumplir los requerimientos de las autoridades fiscales para presentar alguno de los documentos o medios electrónicos a que se refiere esta fracción, o cumplirlos fuera de los plazos señalados en los mismos……………………………..

Artículo 82. A quien cometa las infracciones relacionadas con la obligación de presentar declaraciones, solicitudes, documentación, avisos o información; con la expedición de comprobantes fiscales digitales por Internet o de constancias y con el ingreso de información a través de la página de Internet del Servicio de Administración Tributaria a que se refiere el artículo 81 de este Código, se impondrán las siguientes multas:

    1. Para la señalada en la fracción I:

b) De $1,400.00 a $34,730.00, por cada obligación a que esté afecto, al presentar una declaración, solicitud, aviso o constancia, fuera del plazo señalado en el requerimiento o por su incumplimiento………………………………………………………………………………

………………………………………………………………………………………………

Por lo anterior de conformidad con lo indicado, si el contribuyente que cerrará el establecimiento, tiene que visualizar que no solo se trata del cierre físico de dicho lugar, sino que, fiscalmente hablando, se tiene que considerar el culminar con los trámites correspondientes ante la autoridad, con el fin de enterarle la situación específica que se viva (según sea el caso), por lo tanto, como se observó el no realizar los trámites correspondientes para presentar los avisos necesarios (de acuerdo con la situación) podría traer como consecuencia una multa económica, fincada por el propio SAT, también es importante que se considere que en la presente nota se abordó de forma somera las posibles consecuencias de un actuar indebido al respecto de esos trámites, sin embrago se tiene que tomar en cuenta que la imposición de una multa por parte de la autoridad, no es lo único que podría ocasionar una conducta indebida, toda vez que es solo un posible efecto que podría contraer la acción, por lo cual, es necesario indicar que una omisión siempre puede tener como consecuencia 2 o más acciones sancionadoras por parte de la autoridad fiscal, llegando a agravarse (de acuerdo al caso en específico), hasta la posible imputación de un delito en materia fiscal.

Deja un comentario

error: Casia Creaciones