Nuevo límite de ingresos para poder tributar como asimilados a salarios

Actualmente en el artículo 94 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta se establece la posibilidad de que en diversos supuestos las percepciones que obtienen ciertos contribuyentes sean consideradas como asimilables a salarios, con el fin de que se les realice el mismo tratamiento correspondiente (fiscalmente hablando), no obstante, actualmente no se tiene una limitante en cuanto a los ingresos para que se pueda ser considerado como tal, sin embargo, el día 8 de diciembre del presente año 2020, fue publicado el decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Ley del Impuesto sobre la Renta, de la Ley del Impuesto al Valor Agregado y del Código Fiscal de la Federación, en el cual se establece un nuevo límite de ingresos para que a los contribuyentes se les pueda realizar un tratamiento como asimilados a salarios como se indica a continuación:

Actualmente el artículo 94 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta (LISR) indica lo siguiente:

Artículo 94. Se consideran ingresos por la prestación de un servicio personal subordinado, los salarios y demás prestaciones que deriven de una relación laboral, incluyendo la participación de los trabajadores en las utilidades de las empresas y las prestaciones percibidas como consecuencia de la terminación de la relación laboral. Para los efectos de este impuesto, se asimilan a estos ingresos los siguientes:

I. Las remuneraciones y demás prestaciones, obtenidas por los funcionarios y trabajadores de la Federación, de las entidades federativas y de los municipios, aun cuando sean por concepto de gastos no sujetos a comprobación, así como los obtenidos por los miembros de las fuerzas armadas.

II. Los rendimientos y anticipos, que obtengan los miembros de las sociedades cooperativas de producción, así como los anticipos que reciban los miembros de sociedades y asociaciones civiles.

III. Los honorarios a miembros de consejos directivos, de vigilancia, consultivos o de cualquier otra índole, así como los honorarios a administradores, comisarios y gerentes generales.

IV. Los honorarios a personas que presten servicios preponderantemente a un prestatario, siempre que los mismos se lleven a cabo en las instalaciones de este último.

Para los efectos del párrafo anterior, se entiende que una persona presta servicios preponderantemente a un prestatario, cuando los ingresos que hubiera percibido de dicho prestatario en el año de calendario inmediato anterior, representen más del 50% del total de los ingresos obtenidos por los conceptos a que se refiere la fracción II del artículo 100 de esta Ley.

Antes de que se efectúe el primer pago de honorarios en el año de calendario de que se trate, las personas a que se refiere esta fracción deberán comunicar por escrito al prestatario en cuyas instalaciones se realice la prestación del servicio, si los ingresos que obtuvieron de dicho prestatario en el año inmediato anterior excedieron del 50% del total de los percibidos en dicho año de calendario por los conceptos a que se refiere la fracción II del artículo 100 de esta Ley. En el caso de que se omita dicha comunicación, el prestatario estará obligado a efectuar las retenciones correspondientes.

V. Los honorarios que perciban las personas físicas de personas morales o de personas físicas con actividades empresariales a las que presten servicios personales independientes, cuando comuniquen por escrito al prestatario que optan por pagar el impuesto en los términos de este Capítulo.

VI. Los ingresos que perciban las personas físicas de personas morales o de personas físicas con actividades empresariales, por las actividades empresariales que realicen, cuando comuniquen por escrito a la persona que efectúe el pago que optan por pagar el impuesto en los términos de este Capítulo.

VII. Los ingresos obtenidos por las personas físicas por ejercer la opción otorgada por el empleador, o una parte relacionada del mismo, para adquirir, incluso mediante suscripción, acciones o títulos valor que representen bienes, sin costo alguno o a un precio menor o igual al de mercado que tengan dichas acciones o títulos valor al momento del ejercicio de la opción, independientemente de que las acciones o títulos valor sean emitidos por el empleador o la parte relacionada del mismo.

El ingreso acumulable será la diferencia que exista entre el valor de mercado que tengan las acciones o títulos valor sujetos a la opción, al momento en el que el contribuyente ejerza la misma y el precio establecido al otorgarse la opción.

Cuando los funcionarios de la Federación, de las entidades federativas o de los municipios, tengan asignados automóviles que no reúnan los requisitos del artículo 36, fracción II de esta Ley, considerarán ingresos en servicios, para los efectos de este Capítulo, la cantidad que no hubiera sido deducible para fines de este impuesto de haber sido contribuyentes del mismo las personas morales señaladas.

Los ingresos a que se refiere el párrafo anterior se calcularán considerando como ingreso mensual la doceava parte de la cantidad que resulte de aplicar el por ciento máximo de deducción anual al monto pendiente de deducir de las inversiones en automóviles, como si se hubiesen deducido desde el año en que se adquirieron, así como de los gastos de mantenimiento y reparación de los mismos.

El pago del impuesto a que se refiere este artículo deberá efectuarse mediante retención que efectúen las citadas personas morales.

Se estima que los ingresos previstos en el presente artículo los obtiene en su totalidad quien realiza el trabajo. Para los efectos de este Capítulo, los ingresos en crédito se declararán y se calculará el impuesto que les corresponda hasta el año de calendario en que sean cobrados.

No se considerarán ingresos en bienes, los servicios de comedor y de comida proporcionados a los trabajadores ni el uso de bienes que el patrón proporcione a los trabajadores para el desempeño de las actividades propias de éstos siempre que, en este último caso, los mismos estén de acuerdo con la naturaleza del trabajo prestado.

No obstante, en el citado decreto (que entrará en vigor en el próximo año 2021) se establece una limitante para que dichos contribuyentes (asimilados a salarios [en algunos supuestos]) puedan seguir tributando en dicho régimen, la cual es de hasta por un monto de 75 millones de pesos en cuestión de ingresos en el ejercicio, por lo tanto, la modificación que entrará en vigor al siguiente indica lo siguiente:

Artículo 94. …

Cuando los ingresos percibidos en el ejercicio por los conceptos a que se refieren las fracciones IV, V y VI de este artículo, hayan excedido en lo individual o en su conjunto, setenta y cinco millones de pesos, no les serán aplicables las disposiciones de este Capítulo, en cuyo caso las personas físicas que los perciban deberán pagar el impuesto respectivo en los términos del capítulo que corresponda de conformidad con las disposiciones de este Título a partir del mes siguiente a la fecha en que tales ingresos excedan los referidos setenta y cinco millones de pesos. Las personas físicas que se encuentren en el supuesto establecido en este párrafo, deberán comunicar esta situación por escrito a los prestatarios o a las personas que les efectúen los pagos, para lo cual se estará a lo dispuesto en las reglas de carácter general que emita el Servicio de Administración Tributaria.

¿Cuál es el motivo de la adición?

De acuerdo a la exposición de motivos de la adición al citado artículo 94 en comento, la figura de asimilados a salarios, no ha sufrido alguna modificación desde 1980, por ende, se advierte que al establecer dicha figura se ha pretendido reducir la evasión fiscal en sectores de difícil fiscalización, mejorar la administración y recaudación del impuesto al concentrar esfuerzos en un sector de contribuyentes más reducido y susceptible de mayor control, así como trasladar la carga administrativa a los contribuyentes retenedores, cuya infraestructura instalada les permite cumplir de forma más eficiente y oportuna con la retención y entero del impuesto ante las autoridades fiscales.

Sin embargo, las autoridades fiscales informaron que el tratamiento de asimilado a salario previsto en particular para los conceptos listados con anterioridad ha sido utilizado por personas físicas que obtienen exorbitantes cantidades de ingresos de los contratantes obligados a efectuar la la retención y entero del impuesto, constatando la existencia de las prácticas indebidas en perjuicio del fisco federal, las cuales son:

  • Los contratantes incumplen la obligación efectuar la retención del impuesto, no obstante, ello emiten el CFDI de nomina en el que se consignan cantidades retenidas a las personas físicas que obtienen de los ingresos.
  • Los contratantes efectúan la retención del impuesto y emiten el CFDI de nomina correspondiente, pero incumplen en la obligación de realizar el entero de la obligación.
  • Los contratantes obligados a la retención y entero del impuesto frecuentemente proporcionan a las autoridades fiscales domicilios fiscales que no se encuentran localizados.
  • Las personas físicas que perciben los ingresos que se asimilan a salarios, utilizan el CFDI de nomina para los efectos del acreditamiento contra su impuesto a cargo, a pesar de que tales cantidades jamás fueron recibidas por las autoridades fiscales como entero de retenciones.

Por lo tanto, (según menciona la exposición de motivos) los efectos conjuntos e las prácticas antes mencionadas producen diversas consecuencias en perjuicio el fisco federal, ya que además de que se deja de recaudar el Impuesto Sobre la Renta (ISR) que corresponde a los ingresos por asimilables a salarios, el contratante erosiona indebidamente su base imponible al efectuar la deducción de las erogaciones realizadas a favor de las personas físicas, y por último, la persona física con base en el CFDI de nomina (expedido por su contratante), acredita las cantidades supuestamente retenidas contra el impuesto su cargo, existiendo la posibilidad incluso que le resulte saldo a favor, que sería susceptible de devolución.

De acuerdo con lo anterior, si se llegan a encontrar como asimilado a salario por:

  • Honorarios a personas que presten servicios preponderantemente a un prestatario, siempre que los mismos se lleven a cabo en las instalaciones de este último.
  • Honorarios que perciban las personas físicas de personas morales o de personas físicas con actividades empresariales a las que presten servicios personales independientes, cuando comuniquen por escrito al prestatario que optan por pagar el impuesto en los términos de este Capítulo.
  • Ingresos que perciban las personas físicas de personas morales o de personas físicas con actividades empresariales, por las actividades empresariales que realicen, cuando comuniquen por escrito a la persona que efectúe el pago que optan por pagar el impuesto en los términos de este Capítulo.

A partir del año 2021 deberán de tener cuidado con el monto de sus ingresos que percibes en el ejercicio, por que si llegaran a ser igual a 75 millones de pesos, se verán impedidos a poder seguir como asimilados a salarios.

Deja un comentario