¿Qué pasará con los contribuyentes del RIF si se aprueba la iniciativa de reforma fiscal para el año 2022?

El día 8 de septiembre del año 2021, se presentó el paquete económico del año 2022 por parte del titular del poder ejecutivo; dentro del paquete económico, se contemplan una iniciativa con proyecto de decreto que pretende reformar diversas disposiciones en materia fiscal, dentro de las cuales se observa la propuesta de lleva a cabo la derogación de la sección II, del capítulo II, del título IV de la LISR es decir, los artículos de que contempla el tratamiento fiscal de los contribuyentes que tributan bajo el Régimen de Incorporación Fiscal, por lo tanto de aprobarse la iniciativa previamente comentada, dicho régimen desaparecería, dicha situación hace que surja la duda ¿Qué pasará con los contribuyentes del RIF si se aprueba la iniciativa de reforma fiscal para el año 2022?

De acuerdo con la iniciativa que tiene como fin la modificación y derogación de diversas disposiciones en la Ley del Impuesto Sobre la Renta, se pretende derogar la sección que en el 2014 dio nacimiento al Régimen de Incorporación Fiscal (RIF) toda vez que tienen la naturaleza de actividades empresariales al igual que las actividades comprendidas en el Régimen Simplificado de Confianza que se plantea adicionar en esta nueva iniciativa.

 

¿Qué es el Régimen Simplificado de Confianza?

El Régimen Simplificado de Confianza es un régimen que busca otorgar una manera sencilla, rápida y eficaz en el pago de las contribuciones, sobre todo para aquellos contribuyentes con menor capacidad administrativa y de gestión que prevé tasas impositivas mínimas que se aplican de manera progresiva de acuerdo con los ingresos que obtenga el contribuyente, pudiendo ser incluso del 1% cuando los ingresos anuales no son mayores de $300,000.00, aplicando una tasa de máxima de 2.5% para quienes obtengan ingresos de $2’500,000.00 y hasta $3’500,000.00.

No obstante, derivado de que los contribuyentes del RIF cuentan actualmente con diversos beneficios, la incertidumbre comienza a surgir, respecto a la pérdida de los mismo, por lo que es relevante considerar lo dispuesto en la iniciativa antes citada, por lo tanto, es necesario considerar el artículo segundo transitorio, fracciones VII, VIII, IX, y X del Decreto que se plantea como iniciativa para modificar diversas disposiciones de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, por lo cual a su letra manifiesta lo siguiente:

Artículo Segundo. Para los efectos de las reformas a la Ley del Impuesto sobre la Renta a que se refiere el artículo Primero de este Decreto, se estará a lo siguiente:

VII. Los contribuyentes personas físicas que hasta antes de la entrada en vigor de lo previsto en el Título IV, Capítulo II, Sección IV de la Ley del Impuesto sobre la Renta venían tributando en términos del Título II, Capítulo VIII y Título IV, Capítulo II, Secciones I y II y Capítulo III de dicha Ley y que opten por tributar en términos de la citada nueva Sección IV, deberán aplicar a más tardar dentro de los seis meses siguientes contados a partir de la entrada en vigor de este Decreto, los acreditamientos y deducciones, así como solicitar en devolución los saldos a favor, que tuvieran pendientes.

VIII. Durante el ejercicio fiscal 2022, no resultará aplicable lo previsto en el artículo 113-I de la Ley del Impuesto sobre la Renta, tratándose de los contribuyentes personas físicas que tributen en términos de lo previsto en el Título IV, Capítulo II, Sección IV de la citada Ley que, estando obligados a presentar declaraciones mensuales, omitan hacerlo, siempre que cumplan con la presentación de la declaración anual, en la que calculen y paguen el impuesto de todo el ejercicio.

IX. Los contribuyentes que al 31 de agosto de 2021 estuvieron tributando en términos de la Sección II, Capítulo II, Título IV de la Ley del Impuesto sobre la Renta, a partir del 1 de enero de 2022 podrán optar por continuar pagando sus impuestos de conformidad con lo previsto en la citada Sección, en los artículos 5-E de la Ley del Impuesto al Valor Agregado y 5-D de la Ley del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios vigentes hasta el 31 de diciembre de 2021, durante el plazo de permanencia a que se refiere el párrafo décimo quinto del artículo 111 de la Ley del Impuesto sobre la Renta vigente hasta 2021, cumpliendo los requisitos para tributar en dicho régimen. Para efectos de lo previsto en este artículo los contribuyentes deberán considerar las disposiciones vigentes hasta antes de la entrada en vigor del presente Decreto.

X. Los contribuyentes que al 31 de agosto de 2021 se encuentren tributando en el Título IV, Capítulo II, Sección II de la Ley del Impuesto sobre la Renta, podrán continuar aplicando el esquema de estímulos en materia del impuesto al valor agregado y del impuesto especial sobre producción y servicios previsto en el artículo 23 de la Ley de Ingresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal de 2021, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 25 de noviembre de 2020, durante el plazo de permanencia a que se refiere el párrafo decimoquinto del artículo 111 de la Ley del Impuesto sobre la Renta vigente hasta 2021, cumpliendo los requisitos para tributar en dicho régimen.

Lo dispuesto en las disposiciones manifestadas se puede simplificar de la siguiente forma:

De conformidad con la fracción VII del artículo segundo transitorio manifestado previamente, considera como opcional la tributación bajo el Régimen Simplificado de Confianza cuando se ha tributado previamente ante el RIF, esto de acuerdo a lo que manifiesta:

VII. Los contribuyentes personas físicas que hasta antes de la entrada en vigor de lo previsto en el Título IV, Capítulo II, Sección IV de la Ley del Impuesto sobre la Renta venían tributando en términos del Título II, Capítulo VIII y Título IV, Capítulo II, Secciones I y II y Capítulo III de dicha Ley y que opten por tributar en términos de la citada nueva Sección IV, deberán aplicar a más tardar dentro de los seis meses siguientes contados a partir de la entrada en vigor de este Decreto, los acreditamientos y deducciones, así como solicitar en devolución los saldos a favor, que tuvieran pendientes.

La adición del Régimen Simplificado de Confianza se realizará a través de la nueva sección IV del capítulo II, del Título IV de la LISR que se propone en la iniciativa y abarcaría del artículo 113-E al 113-J de la citada LISR, sin embargo, dentro de esta sección se localiza lo dispuesto en el artículo 113-I que a su letra manifiesta lo siguiente:

Artículo 113-I. Los contribuyentes que omitan tres o más pagos mensuales en un año calendario consecutivos o no, o bien, presentar su declaración anual, dejarán de tributar conforme a esta Sección y deberán realizarlo en los términos del Título IV, Capítulo II, Sección I o Capítulo III de esta Ley, según corresponda.

En caso de que, transcurrido un ejercicio fiscal sin que el contribuyente emita comprobantes fiscales y éste no haya presentado pago mensual alguno, así como tampoco la declaración anual, la autoridad fiscal podrá suspenderlo en el Registro Federal de Contribuyentes, respecto de las actividades a que se refiere el artículo 113-E de esta Ley, sin perjuicio del ejercicio de facultades de comprobación que lleve a cabo la autoridad, así como de la imposición de sanciones.

Los contribuyentes que tributen en esta Sección no podrán aplicar conjuntamente otros tratamientos fiscales que otorguen beneficios o estímulos.

El artículo 113-I propuesto refiere a que si no se presentan declaraciones periódicas, los contribuyentes (personas físicas) deberán tributar en el régimen de Personas físicas con actividad empresarial y profesional (Título IV, capítulo II, sección I de la LISR), sin embargo, dicha disposición no sería aplicada el primer año de tributación (2022), de conformidad con lo dispuesto en la fracción VIII, del artículo segundo transitorio de la iniciativa con proyecto de decreto que propone modificar diversas disposiciones fiscales (en este caso la LISR), que a su letra manifiesta lo siguiente:

VIII. Durante el ejercicio fiscal 2022, no resultará aplicable lo previsto en el artículo 113-I de la Ley del Impuesto sobre la Renta, tratándose de los contribuyentes personas físicas que tributen en términos de lo previsto en el Título IV, Capítulo II, Sección IV de la citada Ley que, estando obligados a presentar declaraciones mensuales, omitan hacerlo, siempre que cumplan con la presentación de la declaración anual, en la que calculen y paguen el impuesto de todo el ejercicio.

Esto anterior quiere decir que si los contribuyentes del RIF pasan a tributar bajo lo dispuesto en el Régimen Simplificado de Confianza, no se verán obligados a presentar el primer año sus declaraciones mensuales y bastará con presentar su declaración anual.

Permanencia en el RIF hasta que se agoten los 10 ejercicios fiscales sin importar la entrada en vigor de la reforma para el año 2022

El artículo 111, décimo quinto párrafo de la LISR actual, manifiesta que los contribuyentes que tributen bajo el régimen de incorporación fiscal (RIF) podrán permanecer durante dicho régimen 10 ejercicios fiscales consecutivos, a su letra el citado artículo manifiesta lo siguiente:

Artículo 111. …

Los contribuyentes que opten por aplicar lo dispuesto en esta Sección, sólo podrán permanecer en el régimen que prevé la misma, durante un máximo de diez ejercicios fiscales consecutivos. Una vez concluido dicho periodo, deberán tributar conforme al régimen de personas físicas con actividades empresariales y profesionales a que se refiere la Sección I del Capítulo II del Título IV de la presente Ley.

Por lo cual si se aprueba la reforma, aún y cuando la sección II del capítulo II, del título IV (Régimen de Incorporación Fiscal ), los contribuyentes que tributen hasta el 31 de agosto estuvieron tributando bajo dicho régimen podrán continuar en el citado régimen hasta que se agoten los diez ejercicios que manifiesta el citado artículo 111, de la LISR vigente, esto de conformidad con lo dispuesto en la fracción IX, del artículo segundo transitorio de la iniciativa con proyecto de decreto que propone modificar diversas disposiciones fiscales (en este supuesto la LISR), que a su letra manifiesta lo siguiente:

IX. Los contribuyentes que al 31 de agosto de 2021 estuvieron tributando en términos de la Sección II, Capítulo II, Título IV de la Ley del Impuesto sobre la Renta, a partir del 1 de enero de 2022 podrán optar por continuar pagando sus impuestos de conformidad con lo previsto en la citada Sección, en los artículos 5-E de la Ley del Impuesto al Valor Agregado y 5-D de la Ley del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios vigentes hasta el 31 de diciembre de 2021, durante el plazo de permanencia a que se refiere el párrafo décimo quinto del artículo 111 de la Ley del Impuesto sobre la Renta vigente hasta 2021, cumpliendo los requisitos para tributar en dicho régimen. Para efectos de lo previsto en este artículo los contribuyentes deberán considerar las disposiciones vigentes hasta antes de la entrada en vigor del presente Decreto.

Continuaran aplicando el Estímulo Fiscal del artículo 23 de la LIF

Al igual que el poder continuar en el RIF aún cuando sea aprobada la reforma, también podrán seguir aplicando los estímulos contemplados del artículo 23 de la LIF (reducción de IVA e IEPS por operaciones con el público en general),por aquellos contribuyentes que tributaron bajo el mismo hasta el 31 de agosto del 2021, esto de acuerdo con lo dispuesto en la fracción X del del artículo segundo transitorio de la iniciativa con proyecto de decreto que propone modificar diversas disposiciones fiscales (en este supuesto la LISR), que a su letra manifiesta lo siguiente:

X. Los contribuyentes que al 31 de agosto de 2021 se encuentren tributando en el Título IV, Capítulo II, Sección II de la Ley del Impuesto sobre la Renta, podrán continuar aplicando el esquema de estímulos en materia del impuesto al valor agregado y del impuesto especial sobre producción y servicios previsto en el artículo 23 de la Ley de Ingresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal de 2021, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 25 de noviembre de 2020, durante el plazo de permanencia a que se refiere el párrafo decimoquinto del artículo 111 de la Ley del Impuesto sobre la Renta vigente hasta 2021, cumpliendo los requisitos para tributar en dicho régimen.

De acuerdo con lo manifestado, si se llegará a realizar la aprobación de la iniciativa tal y como se redactó y envío al poder legislativo, los contribuyentes del RIF tendrían la opción de poder continuar en dicho régimen siempre y cuando hayan tributado en él hasta el 31 de agosto del 2021 o podrán decidir tributar en el nuevo Régimen Simplificado de Confianza, sin embargo, para aquellos contribuyentes que tributen bajo el RIF y que se inscribieron después del 31 de agosto del 2021 la transición y tratamiento fiscal para el año 2022 de momento es incierta, ya que no podrían continuar en el RIF (al menos que se otorgará alguna facilidad futura y/o modifique la propuesta enviada), respecto a los estímulos, de optar por continuar en el RIF (siempre y cuando cumplan con los requisitos) podrán seguir aplicándolos.

https://revistapaf.com/suscripciones/

Deja un comentario